facultad de contar
La extorsión en Medellín: un parásito criminal sin solución
Mauricio Galeano Quiroz

Los cuatro testimonios que presentamos hacen parte del trabajo de investigación: La extorsión en Medellín: un parásito criminal sin solución desde las políticas públicas. (Análisis del periodo 2008 – 2011, durante la alcaldía de Alonso Salazar), realizado por el comunicador Social-periodista y Magister en Ciencias Políticas, Mauricio Galeano Quiroz.

 

Extorisón en Medellín


   

1. Extorsión a la vuelta de la esquina

Por la casa de Clara Vargas*, en el barrio Las Acacias, del municipio de Itagüí, los domingos pasan tres o cuatro jóvenes, entre los 16 y 20 años, tocando las puertas de las casas solicitando una “colaboración” por la supuesta seguridad del sector. “Mientras unos cobran, otros vigilan las esquinas ‘campaneando’ que no aparezca la policía”, dice Clara con cierta desazón.

Extorisón en Medellín

Ella expresa: “a veces en mi casa no tenemos plata para dar, pero cuando nos toca damos mil o dos mil pesos. A uno le da susto por la facha de esos muchachos, y porque hace tres años mataron a un señor en su propio negocito porque no quiso pagar la ‘vacuna’, y eso generó mucho miedo en la gente del barrio”.

Los vecinos no saben a qué tienen derecho por ese “impuesto ilegal” que les cobran los combos del sector; sin embargo, Clara supone que es para que no les roben. “No sé a qué tenemos derecho, me imagino que a una supuesta seguridad o tranquilidad”, dice esta habitante del sur del área metropolitana del Valle de Aburrá.

La Policía Nacional realizó en el 2013 una reunión con los habitantes de Las Acacias y les indicó un número al cual llamar para denunciar a las personas que les cobran ‘vacuna’; “pero a la gente le da miedo hablar”, sentencia Clara Vargas.

* Relato de una víctima a la que se le cambia el nombre por seguridad

2. Al que no colabora, la extorsión lo presiona

Al otro lado de la ciudad Aldemar Pérez montó un negocio en el sector de Boyacá Las Brisas, noroccidente de Medellín. A finales de 2013 llegaron tres jóvenes a su negocio, entre los 16 y los 20 años de edad, a decirle que debía pagar la ‘vacuna’ con el fin de brindarle una supuesta seguridad.

“Les dije que el negocio estaba muy duro para pagarles ‘vacuna’. Ellos insistieron y pedían 100 mil pesos mensuales, pero recateamos y se bajó a 50 mil pesos”. Aldemar no realizó el pago inmediatamente, de ahí que los delincuentes empezaron a atracarlo “con fierro en mano” hasta dos veces por semana, para que cediera a esa presión ilegal.

A los días volvieron los tipos y le dijeron: “¡Vea que es mejor que colabore!, que a usted ya lo atracaron”. Entonces después de eso empezó a pagar. Así pues, al negocio de Aldemar cada mes llegan jóvenes diferentes a cobrar la extorsión.

“Generalmente llegan hasta el mostrador y dicen: ¡Me mandaron a cobrar! No se identifican de qué combo son, no tienen una hora o día fijo y siempre cambian de cobradores, pero entre los comerciantes de la zona se dice que son de Los Mondongueros”, expresa con un tono de desaliento Aldemar, quien reconoce que ya son varios los comerciantes afectados por las extorsiones en ese sector de Medellín.

En esa parte de la ciudad la Policía también se ha reunido con vecinos y comerciantes invitando a denunciar este tipo de actividades ilegales. “Cuando hay denuncias mandan a algunos policías, pero al poco tiempo desaparecen o se ven de vez en cuando. Además desde que estamos pagando ‘vacuna’ no volvieron a atracar”, comenta con tono de decepción Aldemar Pérez*.

* Relato de una víctima a la que se le cambia el nombre por seguridad.
Testimonio para el trabajo de investigación: La extorsión en Medellín: un parásito criminal sin solución desde las políticas públicas. (Análisis del periodo 2008 – 2011, durante la alcaldía de Alonso Salazar).


3. A los platudos también los vacunan

Don José Gómez vive en Medellín, ha sido empresario, funcionario público, contratista y directivo de empresas prestantes en Medellín y Antioquia, y en otros lugares del país. Aunque en Medellín no ha sido víctima de las ‘vacunas’, sí lo han intentado extorsionar en tres ocasiones por fuera de la ciudad: dos de ellas las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (Farc) en el Magdalena Medio y el Sur de Antioquia. Le enviaron boletas y le pidieron 100 y 20 millones de pesos en cada uno de los casos, debido a su inversión agropecuaria.

“Encontré a los paramilitares en Puerto Triunfo, Antioquia, les comenté el problema y nunca más me volvieron a llegar boletas mientras estuve en esa región del país; no obstante, después los mismos paramilitares me pidieron dinero: como les dije que no tenía, decidieron que cada seis meses se llevaban una ternera de la finca”, cuenta en tono jocoso el hombre que ha batallado en el sector político y en el campo empresarial.

La tercera situación de extorsión fue fortuita, y nuevamente con las Farc en algunos municipios mineros del nordeste de Antioquia cuando se desempeñaba como contratista. Allí manejó con mucha inteligencia cuatro bandos: las Farc, el Ejército, Los Urabeños y Los Rastrojos “que se turnaban las actividades y los operativos a realizar; sin embargo, notifiqué al Ejército de los intentos de extorsión que me querían hacer”, dice Don José Gómez.

Agrega que representantes de esos grupos lo llamaron a su teléfono empresarial para darle órdenes sobre las personas que debía contratar, en qué negocios debía comprar insumos o víveres, en qué estación de servicios debía comprar combustibles y en qué hotel se debía hospedar. “Ellos son los dueños de todos los negocios en esos municipios, fijan los precios y es obligación comprarles. De alguna forma es un tipo de ‘vacuna’ para todo el que llega a esas localidades”, expresa con cierto inconformismo el hombre entrado en años que decidió radicarse en un sitio tranquilo en el Oriente antioqueño.

* Relato de una víctima a la que se le cambia el nombre por seguridad.
Testimonio para el trabajo de investigación: La extorsión en Medellín: un parásito criminal sin solución desde las políticas públicas. (Análisis del periodo 2008 – 2011, durante la alcaldía de Alonso Salazar).

Extorisón en Medellín

4. Camarón que se duerme, lo extorsiona el delincuente

A la casa de una familiar de Herminia Sánchez* llamaron una mañana de marzo de 2014 a decirle: “Tenemos a su hijo en un retén en Rionegro (Antioquia). Está en un vehículo y en la guantera le encontramos armas”. Ese fue el argumento de los delincuentes para exigirle dos millones de pesos, y recargas de 200 mil pesos a los números celulares que le indicarían para liberar al joven y a un compañero con el que se encontraba.

Herminia vive en un barrio del centro oriente de Medellín. Su hijo apenas tiene 13 años y en ese momento estaba estudiando. Pero la zozobra aumentó cuando los malhechores llamaron, 10 minutos más tarde, a la casa de una tía reforzando el cuento.

Mientras todo ocurría Herminia estaba en su oficina. Su esposo en casa se intranquilizó, le notificó la situación y se fue de inmediato para el colegio del niño a verificar su asistencia a las actividades académicas. La familia conmocionó y todos buscaron una solución; una de ellas (que pareció la más adecuada) fue informarle a un familiar que es agente de policía.

La zozobra no duró mucho tiempo pues el agente les sugirió buscar primero al niño en el colegio, y efectivamente el esposo de Herminia lo encontró sano y salvo en la institución. Por otro lado, se descubrió que ambas llamadas fueron una treta de los delincuentes para extorsionar a ciudadanos incautos con base en informaciones que suministran vecinos, e incluso familiares. La estrategia, que ya es vieja y es reconocida como “La Picaleña”, es realizada por delincuentes internos en diferentes centros penitenciarios del país. A las familias de otros tres amigos del hijo de Herminia les hicieron la misma llamada, pero tampoco cayeron en la trampa.

* Relato de una víctima a la que se le cambia el nombre por seguridad.

Ingresar
                 
Home

Historias
• Crónicas
• Reportajes
• Testimonios
• perfiles

De viaje
• Crónicas de viaje
• Revivamos nuestra historia

Álbumes
• Galerías fotográficas
• Fotonoticia 

Actualidad
• Opinión
• Información
• Denuncia
• música
• Libros
• Cine
• sitios

Facultad de contar

Contacto


  Redes:
Twitter
Facebook

 

www.historiasdeasfalto.co
contacto@historiasdeasfalto.com
Medellín - Colombia
2012
Cohete.net